ISMAEL. DANIEL QUINN

Este precioso relato de Daniel Quinn nos cuenta la historia de Ismael: un gorila que está buscando un alumno que tenga verdaderos deseos de salvar al mundo.

A medida que avanzas en la lectura del libro te das cuenta de que la historia en sí es sólo un recurso del autor para tratar de darnos su opinión acerca de cosas que guardan un trasfondo impresionante. Los diálogos entre los dos personajes principales de la obra, el maestro y el alumno, son la herramienta perfecta para lograr sumergirnos en los pensamientos del autor, que nos da una opinión muy lógica de en qué situación se encuentra nuestra civilización actual y por qué nosotros pensamos como pensamos y nos percibimos como nos percibimos.

En mi opinión, el autor mete la figura del gorila para tratar de dar una visión lo más objetiva posible de la imagen del ser humano, ya que en todo momento el gorila ve todo desde su perspectiva, una perspectiva a la que los seres humanos no estamos acostumbrados.

Me parece increíble el valor de las cosas que el autor va sacando a la luz, cómo va construyendo la historia del pensamiento del ser humano, pero sobre todo me llama la atención la lógica que alcanza en sus razonamientos y argumentos.

Resumiría los pensamientos de los que estoy hablando de la siguiente manera: La historia del homo sapiens sapiens puede ser dividida en dos etapas: la etapa de los Dejadores y la etapa de los Tomadores. Los Dejadores eran cazadores recolectores nómadas que vivían a la altura de las demás especies con la ventaja de un mejor desarrollo cerebral, pero sobre todo, vivían en base a la premisa de que el ser humano pertenece al mundo. Sin embargo , con el descubrimiento y desarrollo de la agricultura todo cambió: vinimos los Tomadores. La venida de la agricultura supuso la llegada también de la vida sedentaria, y con ella fue variando la vida del ser humano hasta llegar a un punto en que se viera superior a las demás especies y pensara que el hombre, como culminación del proceso evolutivo, es la cúspide de la creación y que, por lo tanto, puede hacer lo que le dé la gana con lo que le rodea ya que es una especie de Dios hecho especie. Fue entonces cuando la premisa cambió: el ser humano pasó de pertenecer al mundo a ser el único propietario del mismo.

Esta sociedad de Tomadores acabó rápidamente con los Dejadores y sus costumbres pero no se dio cuenta de que lo que realmente estaba haciendo era acabar con su propia naturaleza. Así hasta hoy. Así hasta que nos demos cuenta de que somos cautivos de un sistema de civilización que nos obliga más o menos a seguir destruyendo el mundo para poder vivir.

En definitiva, la conclusión que saco de la lectura de este libro es que tenemos que centrarnos más en lo que nos rodea, es decir, vernos más como cualquier otro animal del mundo, que, eso sí, por su constitución tiene una serie de incuestionables ventajas respecto a las demás especies, ventajas, no obstante, que han de servir para cuidar a la Madre Tierra y no para herirla ya que, hasta ahora lo que hemos hecho con esas ventajas de las que hablaba ha sido utilizarlas a modo de espada en vez de a modo de escudo. Ese ha sido nuestro gran error.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: